Citas de la chica danesa

LA CHICA DANESA: Mi Opinión - Victoria Volkóva

La película no quiere saber nada de este cruento hecho del intervencionismo médico. No se trata de un planteamiento teológico ni principista pues apurados por no parecer retrógrados ni de ir contra la perspectiva plenipotenciaria del deseo que en el ser humano no tiene objeto sexual y por ende no parte de una identificación absoluta con el propio sexo, nos preguntamos acerca de ese intervencionismo médico en el mismo centro de la identidad sexual y de los órganos sexuales implicados.

Siempre ese intervencionismo se sostiene en el ideal de hacer el bien al otro aunque en el camino queden tantos otros. Nadie es suficientemente hombre ni totalmente mujer, siguiendo esta hipótesis, todos necesitaríamos operaciones de reasignación de sexo.

Citas de la chica danesa, the danish...

Esta ironía va al punto dónde en el camino de la identificación sexual se encuentran fallas, grietas, imposiciones, demandas. Y no hay nadie para quién el sexo se ajuste a su identidad, a su ser, a sus identificaciones. Existen seres quienes no han nacido con el género en el cual su ser se asienta, o una ambigüedad biológica, o una incomodidad radical que debe apelar a la intervención del acto médico para que le ponga remedio. La medicina se ha metido de una manera cruenta con los tres enigmas del ser humano: Con su bonito pelo y la barba, tan suave y lisa como el fondo de una tacita de té, Einar tenía un aspecto desconcertante.


  • La transfobia de 'La chica danesa'.
  • La chica danesa. De amor e identidades. - unmardeposibilidades.es.
  • habitaciones para alquilar en bilbao.
  • chico busca chico piura.
  • La chica danesa - SyM?

Greta sabía, por esta identificación entre su marido y una jovencita, que era lo que la había enamorado pero al mismo tiempo, las consecuencias de ese pedido: En la película son claras sus intenciones eróticas en tocar esos puntos femeninos de su esposo que ella conocía muy bien, era la pintora provocadora que después descollaría con retratos de erotismo lésbicos y a partir de su vida asumida en el campo de la elección sexual lésbica en su estadía en Paris.

Eimar pinta siempre el mismo paisaje y pintando desaparece en su tela, es fagocitado por su cuadro. Cuando comienza su transformación en Lily deja de pintar, su identificación masiva con el otro se transforma. Pero al principio de la historia de su transformación, Greta tuvo mucha participación en que se marido se volviera Lily.

Seguidores

Greta despierta un deseo sepultado que una vez que es sacado afuera toma todo el escenario: Desde esas primeras escenas donde Gerda le pide que vuelva Lily. Hasta cuando le pide a Lily si pudiera hacer volver a su marido por un rato, que lo necesita, que lo extraña y que quiere hablar con él, que había sido un juego.

Lily dice que ya no puede y agrega que no había sido un juego. Ella lo toma a Einar bajo su cobertura y ya cansada de la vida matrimonial, muestra sus deseos de otra mujer, convirtiéndolo de su maestro de arte en marido, y a su marido en una mujer. Y en estos cambios, ella se va volviendo una pintora reconocida y famosa.

Pero todo comienza con esa acción: Greta no es inocente al pedir las dos piernas de su marido para retratar. Y ante su dubitación, le dice que ella lo haría por él.

The Danish Girl (Tom Hooper) ~ Frases de películas | Frases y Diálogos del Cine

Lily aparecía frente a la pareja y ya no eran dos sino tres. Einar y Lily se convirtieron en primos que se repartían a Greta quién con uno compartía unas tareas y con la otra comenzaba a llevarla a salidas y a bailes. El deseo de Greta parecía satisfecho, así como había puesto la primera media en las piernas de Einar, nombrado a Lily y llevado a sus primeras salidas en sociedad, poco a poco, percibió que Lily comenzaba, a pesar de su extrema timidez, a hacer desaparecer a Einar, tanto al hombre como al pintor.

Pero este travestismo no debemos solamente englobarlo en el campo de la fetichización sexual ni de las perversiones sexuales sino en el campo del equívoco tragicómico. Nadie es quien parece ser y al enamorarse de quién no es, demuestra que el deseo atraviesa el género marcando al otro con el rostro de nuestro propio deseo.

Un hombre en el cuerpo de una mujer, un hombre que se siente mujer y cambia su nombre y su género hasta tirar abajo la demarcación de los géneros.

Archivo del Blog

Ya no se trata de un género y el otro género, un campo masculino y un campo femenino, el travestismo de Lily y sus operaciones abre una tercera puerta, la puerta trans. Existe un sufrimiento a la entrada de esa puerta, toda una historia de sufrimiento, de no aceptación, de reveses, de incomprensión y turbulenta angustia.

Greta frente a las medias de su marido lo amonesta diciéndole: Greta era altísima al lado de su marido, y hablaba mucho mientras pintaba, podía contarte que entre ellos cada vez hacían menos el amor. Y en ese pedido, Einar por primera vez descubre sus piernas sin bellos varonil a través de esas medias femeninas. Como si el deseo y la vestimenta tuviera mucho que decirnos, igual que lo sostiene Lacan en el cuento de la cotorra que picotea la vestimenta de Picasso, llegando a su alma de artista.

Cosas que ver en loff.it

La Chica Danesa contiene demasiadas preguntas en su interior como para resultar satisfactoria al responderlas. Adaptación de una novela de David Ebershoff que contaba la historia real del matrimonio Wegener y de como Einar terminó siendo la primera persona en someterse a una operación de cambio de sexo, adoptando el nombre de Lili Elbe, la película no llega a satisfacer todas las expectativas que la narración podría contener, teniendo en cuenta el tiempo y el lugar en el que transcurrió realmente.

Pero es precisamente ese tono amable y poco rebelde lo que hace que el asunto se acerque a la normalidad que nos debería transmitir a estas alturas una historia de este tipo. The Danish Girl Año: Agent Provocateur llena de provocación y aires vaqueros su colección de lencería de San Valentín. Una lencería hecha para el placer: Coco de Mer y Playboy. Rihanna celebra San Valentín con una colección de lencería diseñada especialmente para tal ocasión La primavera de Coco de Mer es todo un alarde de arte renacentista en lencería.

No corta el mar sino vuela.

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos. Chaumet y la feminidad hecha joya: